UC
BioNoticias / Pregrado

“Si hay gente que se ha motivado en la ciencia, hay que responder”

Viernes, 22 Junio 2018
fjasicFueron noticia el domingo 17 de junio. Los estudiantes de los Sagrados Corazones de Alameda, Martín Opitz (18 años) y Alonso Erazo (16), ganaban una medalla de oro en la competencia internacional sobre proyectos científicos en la Universidad Estatal de Nueva York (SUNY).
 
Muy escuetamente contaban que fueron apoyados por el profesor Fabián Jaksic, profesor del departamento de Ecología de nuestra Facultad y experto en interacción depredador/presa.  
 
Quisimos conocer cómo se gestó esta relación con dos estudiantes interesados en lechuzas y cómo influyen en el ecosistema y esto fue lo que nos contó. 
 
“Me interesó de inmediato el tema porque yo he trabajado durante muchos años en lechuzas, particularmente en identificar cuáles son las presas de las lechuzas y de allí colegir qué impacto tienen en especies ya sea de importancia de conservación o sobre especies que son plagas”, relata. 
 
Pero además, Fabián cuenta que fue un llamado al deber. “Aparte de mi interés profesional, me interesó porque yo pienso que las vocaciones científicas se abrazan muy temprano y te lo digo por experiencia propia. Cuando niño yo me interesaba mucho en la naturaleza, en gran parte porque viví en un pueblo muy chico, en Punta Arenas. Yo tenía experiencia con el campo, pero nunca tuve un profesor guía y lo eché de menos. Cuando se dio esta oportunidad de ayudar a estos estudiantes, pensé: “aquí está la forma de devolverle la mano a estos cabros inquietos y si yo simplemente no los pesco, se van a desmotivar”
 
Con esta determinación, montó un equipo para asesorarlos. Fueron al menos cinco sesiones de trabajo de más de dos horas cada una, donde participaron en forma permanente Daniella Mella, Francisca Boher y Gabriela Flores. En cada reunión se sumaban otros profesores según el tema.  La ayuda del equipo de la Facultad fue poner en contexto la investigación y apoyarlos en entender la problemática y las ramificaciones que podía tener.
 
“Tuvieron una ayuda de lujo, no solo por nosotros, sino también por su profesor de biología, Carlos Zurita”, agrega.  
 
“Para mí, el atender a estos jóvenes tiene que ver con lo importante que es tener mentores, o modelos y que esta cosa medio ridícula de estudiar vómitos de lechuzas –para saber de qué se alimentan-  puede tener importancia en términos de conservación y control de plagas. Y creo que si los estudiantes ven que cinco tipos viejotes se dedican a hacer esto, pensarán: ¡esto es ciencia de verdad!”